¡Estudia con Reto ENARM!

Calendario de Estudios Agosto - Septiembre 2022 disponible GRATIS

¿Qué puntaje necesitas en el ENARM para cada especialidad?

Comparte este artículo

Si te estás preparando para hacer el ENARM, probablemente le estás dando miles de vueltas al puntaje que necesitas. Probablemente esa es la razón por la que estás leyendo esto. Así que este es probablemente un buen momento para aclarar que el concepto de necesitar un puntaje para el ENARM es más bien subjetivo. Como tal, no es posible reprobar el ENARM (por lo menos no con un puntaje fijo como la mayoría de los exámenes), aunque ciertamente se puede sentir así cuando no quedas seleccionado para la residencia que querías. La única manera de evitar esto, por supuesto, es tener un buen puntaje para la especialidad que buscas, que es un poco más complejo de lo que parece a simple vista. 

El proceso de selección de especialidad

No dedicaremos mucho tiempo a explicar lo que probablemente ya sabes. Cada especialidad tiene un determinado número de plazas. Los aplicantes seleccionan la especialidad que quieren estudiar, y las plazas se asignan a los que tengan los puntajes más altos. Parece sencillo, sin embargo, la situación se vuelve compleja rápidamente. Esencialmente, lo que determina si quedas seleccionado o no, no es sólo tu puntaje sino el puntaje de los demás aplicantes (Además de factores como tu CV y experiencia) que quieran entrar a la misma especialidad que tú.

Desde el 2021, esta situación evolucionó, cuando el procesó descrito en la convocatoria del examen fue modificado, de manera que los aspirantes seleccionan la especialidad que desean después de obtener su resultado del ENARM, en lugar de antes de presentarlo. Puedes leer más sobre este cambio en otro de nuestros blogs. Este cambio esencialmente significa que ciertos aplicantes pueden calcular qué residencia elegir de acuerdo al puntaje que obtuvieron. Por lo tanto, algunos doctores que no habrían sido seleccionados para su primera opción, pueden más bien elegir una residencia en la que tienen mejores probabilidades. Esto implica, que en varias especialidades, la competencia se vuelve más reñida. Esta es una situación que querrás tener en cuenta no sólo mientras estudias con cierta residencia como objetivo, sino cuando llegue el momento de seleccionarla una vez que conozcas tu puntaje. 

¿Qué puntaje necesitas? 

Como ya mencionamos, a pesar de que técnicamente no existen requerimientos de puntaje específicos para ninguna de las residencias, sí hay una barrera de entrada que es definida por el resto de los aplicantes. Y a pesar de que esa barrera puede variar mucho, factores como el número de plazas para cada residencia, y la percepción general de cada una de las especialidades, suelen producir tendencias de dificultad para ingresar a cada una. Estas tendencias, por supuesto, se traducen a tendencias en los puntajes. 

En el 2021, el aplicante seleccionado para realizar su residencia en Medicina Familiar obtuvo un puntaje de 51. Comúnmente, esta es la especialidad considerada la más sencilla para ingresar, y congruentemente, ese aplicante obtuvo el puntaje más bajo de todos los seleccionados para residencia el año pasado. Por otro lado, en Otorrinolaringología, el seleccionado con menor puntaje en el 2021 obtuvo 69.3, con lo que esta especialidad fue la que tuvo el puntaje mínimo más alto de todas, seguido de cerca por Oftalmología que tuvo un puntaje mínimo de 68.4. 

Puedes utilizar estos números como indicadores de las barreras de entrada para cada una de las especialidades (tomando en cuenta, claro, que cada año hay variaciones). Estimando así que si tu objetivo es Medicina Familiar, necesitarás, por lo menos, un puntaje un poco mayor a 50. Mientras que si lo que buscas es estudiar Otorrinolaringología, u Oftalmología, necesitarás por lo menos un puntaje que se acerque al 70. Puedes revisar los puntajes mínimos de cada especialidad obtenidos en el 2021 aquí

¿Cómo lograr el puntaje que necesitas?

Sabiendo todo esto, existen dos estrategias que puedes utilizar para lograr tu objetivo, cada una con su nivel de dificultad, y que deberías realizar simultáneamente. La primera, predeciblemente, es estudiar lo más efectivamente posible. Obviamente, entre más alto sea tu puntaje, mejores probabilidades tendrás de ser seleccionado en la residencia de tu elección. Por supuesto, este es el momento en el que te recordamos que Reto ENARM tiene una serie de herramientas para optimizar tu estudio: un simulador de alta fidelidad, nuestra App de estudio, guías visuales, etc. 

Por más retador que la preparación para el ENARM sea, la segunda estrategia es, de cierta forma, aún más retadora. Porque esa otra opción es revisar tu objetivo. Hay una serie de preguntas que cualquier aspirante a residencia médica debería estarse haciendo en este momento. ¿Cuál es la especialidad que quieres? ¿La quieres por qué te apasiona? ¿La quieres porque te ofrece una estabilidad económica que es importante para ti? ¿Qué tan realista es tu objetivo? ¿Tienes una segunda opción? ¿La necesitas? 

Estas preguntas son importantes porque es posible que cuando recibas tu resultado del ENARM, te des cuenta de que no obtuviste un puntaje favorable para la especialidad que querías, pero que es viable para otra. Si eso llega a pasar, ¿qué harás? ¿Estarás preparado para repetir el examen el próximo año? ¿O cambiarás tus planes? Ninguna de estas preguntas es sencilla, y nosotros ciertamente no podemos decirte que alguna opción es mejor que la otra. Todo eso depende de ti. Lo único que podemos recomendarte, es que lo pienses con mucho cuidado, que seas honesto contigo mismo, y tengas una estrategia para cualquier situación que se te presente una vez que hagas el ENARM. ¡Buena suerte!